dijous, 8 d’octubre de 2015

Nuevas ilusiones --la magia del Lazareto

Cales Fonts al contraluz de la puesta de sol, desde el muelle del Lazareto (foto: EF) 
Durante la última edición (y van XXVI) de la Escuela de Salud Pública de Menorca (ESPM o EMSP, ¿qué os gusta más?), su Consejo Rector, a propuesta de la Dirección y Coordinación de la misma, tuvo a bien nombrarme Director Académico de la Escuela. Relevo a Marisa Rebagliato en el cargo que ha desempeñado con tesón, acierto, paciencia y perseverancia durante la última década (y algún año más!). Una Dirección colegiada durante el último año con Ildefonso Hernández, "socio fundador" y Director de la Escuela en sus inicios y Matíes Torrent, el otro alma mater de la Escuela. Todos ellos arropados, o eso intentamos, por un Consejo Académico variado en personas, procedencias y destinos, como la Escuela misma, pero con un común denominador: su deseo de desarrollar la salud pública y un amor confeso a la Escuela y a Menorca.

Oí hablar por primera vez de la Escuela, como de tantas otras cosas, a Miquel Porta, mentor y amigo, al poco de aterrizar yo en el IMIM y en su grupo (quizás aún siendo estudiante de Medicina), hablo del año 1989 o 1990... pero mucho no me enteré... o hubiera dado la murga para poder ir... Bien, en esa época los becarios tampoco nos prodigábamos por cursos ni congresos... aunque yo tuve la suerte de poder ir a Florencia en 1991 (cuando la SEE todavía no daba becas ni los jóvenes epidemiólogos estaban organizados). Y mi "primera vez" fue en 1998, de profesor de un curso de diseño de cuestionarios. Curso compartido con Luis Rajmil, como nuestro despachito en el ya extinguido Instituto de Salud Pública de Catalunya (1994-2000) --pero esa es otra historia pendiente de explicar. Y desde entonces, como alumno o como profesor, pocas veces he dejado de acudir a la "semana mágica" que cada año nos brinda la Escuela. Esa semana donde "un encuentro casual es lo menos casual" (parafraseando a Cortázar --Ana, en Menorca ¿ya pusimos esa dipao? ;), ya sea en un curso, una conferencia, un grupo de trabajo, o en una cala. Fue en 2003, si no recuerdo mal, cuando Jordi Sunyer y Marisa me sorprendieron (gratamente) al proponerme involucrarme más en la Escuela a través del Consejo Académico ... oferta irresistible, ¡como la que me volvieron a hacer los compañeros del Consejo Académico hace unas semanas!.

Espero, deseo y voy a poner mi mejor empeño en la Escuela, ¡ojo!, y sin robarle dedicación e ilusión a la SEE en mi último "curso" como Presidente (ya tenemos a Carmen Vives "en capilla"). No está bien que lo diga, pero no parece que vaya a ser una tarea complicada al contar con un Consejo Académico "de lujo", una secretaría de "super lujo" (Clemen, Sònia y Cristina del IME), y unas instituciones comprometidas (Consell Insular de Menorca y Conselleria de Salut del Govern Balear, UIB y UIMP en el Consejo Rector y otras instituciones colaborando año tras año). Gracias por la confianza de unos y otros. Pero sobre todo, gracias a los alumnos y profesores que entregadísimos (echad un vistazo al post de Marta Sastre y Javier Segura) acaban de hacer posible que la cuarta semana de septiembre en Menorca sea tan mágica --y la tengamos ya marcada en nuestros calendarios.

¡Son tiempos de nuevas ilusiones!

Esteve Fernández

El Consejo Académico, antes de la reunión, 2015 (foto: Maria Coll)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada