dilluns, 26 de juny de 2017

Un fanal i molts núvols. Descansa en pau, Mònica.


S'acaba el curs. I avui toca revisió d'exàmens. Vinc d'una reunió i vaig pensant en moltes altres coses mentre m'instal·lo a la saleta de reunions a esperar els alumnes. Veig per la finestra un fanal, que no tenia controlat, emmarcat en els blocs de Bellvitge, i cobert de núvols blancs i grisos. Els núvols em fan tornar a pensar en la notícia que em va colpir ahir. La mort de la Mònica.

Una mort prematura, com tantes altres que voldríem prevenir. Ens quedem sense la Mònica Sanchís, companya de l’ICO, amb qui tant havíem treballat des de la Unitat de Gestió de la Recerca. Sempre disposada a ajudar, a entendre’ns, a aplanar camí en les convocatòries, les sol·licituds, les justificacions i les contractacions. Penso en ella i em sap greu, i torna a sortir la ràbia per la mort. Ràbia cíclica que portem i suportem. I prego per ella, per la seva família i amics. Penso en els companys de l'ICO i especialment les companyes de la seva Unitat. Tots i totes la trobarem a faltar.

Els núvols deixen veure ara un bocins de cel il·luminats per un sol que vol fer-se present, tímidament encara. Els alumnes no vénen i les paraules han fluït sense complicacions. Han passat uns pocs minuts des que vaig començar a escriure. El temps passa, però el record de la Mònica el portarem amb nosaltres. Descansa en pau, Mònica.



dilluns, 20 de febrer de 2017

"Hidden Figures" y el tabaco


El viernes pasado, un poco a regañadientes, me llevaron al cine a ver "Figuras ocultas", o "Hidden Figures" en su título original. Como pasa muchas veces, con la traducción se pierde la gracia del original: aquí cae la doble acepción de "figures", que no es sólo "figuras" sino "cifras" o "números". Algo muy bien encontrado, pues narra la historia de tres matemáticas afro-americanas que trabajaban en la NASA al inicio de la carrera espacial, allá por los años 60. La sinopsis y detalles cinematográficos están muy bien explicados en la wikipedia y a ella os remito.

Quería comentar una de las sensaciones con las que me quedé al salir del cine. ¡Nadie fuma en la película! ¿Nadie? Yo juraría que  nadie. Eso me llamó la atención enormemente... en esa época (1960-1965), la prevalencia de fumadores en los Estados Unidos era aproximadamente del 45% en los hombres y del 35% en las mujeres. Pero todos hemos visto imágenes reales del centro de control de las misiones espaciales, con abnegados técnicos y cientificos encorbatados y enfundados en camisas blancas... y ¡fumando ante pantallas y cuadros de control!.

Pero, en efecto, en "Hidden Figures" no hay fumadores. Intuyo que se trata de una decisión del director, del guionista o del productor, que han decidido eliminar el humo y los fumadores de la película. En Estados Unidos, y también otros países, las películas se clasifican (motion picture content rating system) según su contenido de escenas de sexo, de violencia, de uso de drogas incluyendo también escenas de consumo de tabaco. En Estados Unidos, la inclusión de imágenes de fumadores puede hacer que una película se clasifique como PG-13 (de "Parents Guidance", película que los padres deben controlar pues puede contener material inapropiado para menores de 13 años) o incluso que tenga la calificación R (de "Restricted", los menores de 17 años requieren verla acompañados de sus padres o de un tutor).

Hubiera sido bastante "natural" que la mitad de los actores fumaran, que fumaran a todas horas, ya fuera en sus casas o en las dependencias de la NASA. Todos tenemos "in mente", por ejemplo, Mad Men (vale la pena leer el artículo de Joan R. Villalbí sobre el tabaco en la serie). Pero para eludir la posible clasificación PG13 o R, que resta poder comercial a la película, el tabaco ha sido eliminado de "Hidden Figures". Y, como acabo de leer en un comentario en Quora al volver a buscar sobre el tema, no sólo le resta capacidad comercial, sino que esa clasificación restringiría su visionado en escuelas o institutos. Es innegable que esta película tiene un gran valor para explicar la lucha por los derechos civiles de los afro-americanos, y de las mujeres, en esas convulsas décadas de la historia norteamericana. Mensaje que queda intacto sin el detalle de encontrar fumadores en cualquier escena de la película.

Y, antes de terminar, vale la pena recordar que tenéis a un clic 1) la web de "Smoke Free Movies" de la UCSF, iniciativa den Stan Glatz para promover el control del tabaco en el cine, 2) el Informe de la OMS "Películas sin tabaco: de la evidencia a la acción", y 3) unos posts y cartas al director de miembros de la UCT sobre tabaco y cine.

Como habréis intuido, la peli me gustó mucho y me gusta más ahora, por lo que finalizo, evidentemente, recomendando que la veáis (por cierto, está nominada al Oscar para la Mejor Película).

PS: Y agradecimieno sentido a Mar y Pitura que se empeñaron en llevarme al cine.



Trailer oficial de "Hidden Figures"



dilluns, 30 de gener de 2017

Vuit anys de profe (titular)


Fa molts més anys que "faig de profe", però ahir va fer anys que sóc oficialment "professor titular". Crec que les meves primeres classes "particulars" les vaig fer quan estudiava 5è o 6è d'EGB... i no vaig parar amb les classes particulars ni durant el BUP, el COU o la carrera, i fins i tot sent ja becari a l'IMIM. A la universitat vaig començar tímidament però precoçment, col·laborant amb els seminaris de medicina preventiva i salut pública de 5è, a la llavors "UDIMAS" de la mà del Miquel Porta... quan jo encara era estudiant de 6è (corria el curs 1989-1990...)!. I molt poc després, ja de becari a l'IMIM, a banda de la MP&SP, vaig fer classes al màster i al doctorat de metodologia de la recerca i salut pública de la UAB, i amb en Joan R. Villalbí, al curs d'epidemiologia del Centre d'Estudis Col·legials del COMB. A tots dos, i al meu mestre de primària, en Josep Maria Campanyà, dec bona part de la meva vocació docent. Gràcies.

Fa vuit anys que vaig fer el concurs a la UB per a la plaça de professor titular d'universitat. La meva agenda m'avisa cada any d'aquest aniversari, perquè ho vaig anotar en ser una de les coses per les quals més he lluitat i de les que em sento més orgullós. Aquell concurs arribava després de molta docència de posgrau a l'Institut de Salut Pública de Catalunya (gràcies també a l'Andreu Segura), de molta docència com a professor associat primer a la UB (gràcies a en Jaume Canela, que em va acostar a la UB), després a la UPF (gran etapa de la mà del Fernando García-Benavides, gràcies!) i després, ja habilitat (tota una aventura l'habilitació a Jaen, gener de 2007), a la UB de nou. Si no em descompto, i per acabar la "cronologia docent", crec que des del 1990 no he parat de fer classes a la universitat, excepte l'any que vaig estar a Milà de postdoc (1995).

I coincideix que just la setmana passada he pogut fer un curs d'aprenentage basat en problemes (ABP), de la Fundació Dr. Antoni Esteve (i aquí el darrer agraïment per en Fèlix Bosch, que ha cregut i impulsat els seminaris sobre escriptura, l'altra meva gran passió docent). Bé pels ABPs! Si bé "res de nou", que ja ve de lluny com ens recordaven els profes. Però tot un repte si penses, com penso, que allò més important és facilitar que els alumnes aprenguin. I quantes vegades ens oblidem que aquesta és la missió de la universitat, la nostra missió com a docents! Aquest excel·lent curs m'ha fet reflexionar i repensar la docència, no només com la faig sinó també perquè la faig. I el darrer agraïment, pels alumnes, passats, presents i futurs --ja està tot dit.

Foto: Fundació Dr. Antoni Esteve (2015)




dimecres, 20 de juliol de 2016

En búsqueda del cuartil platino



Hace unas semanas recibimos y diseminamos con inmensa alegría la noticia del nuevo factor de impacto bibliográfico (FIB) [1] de Gaceta Sanitaria. El último Journal Citation Reports de Thomson-Reuters sitúa a Gaceta Sanitaria con un 1,509, como el mismo Comité Editorial de Gaceta nos recordaba hace un rato en un correo electrónico. Pensé, hace ya unas semanas, en escribir sobre este nuevo FIB, recordando una carta [2] que escribí hace más de 20 años cuando se publicaron los FIBs de 1993... (cartita ya antigua pero ciertamente iniciática para mí). No hace mucho, Alberto Ruano ya reflexionaba acerca del alcance del FIB de Gaceta Sanitaria en el blog de la revista [3], por lo que voy a intentar no repetir cosas ya explicadas en otras ocasiones [3-6]

Ha llovido mucho desde 1993, cuando Gaceta Sanitaria no estaba indexada en Science Citation Index y la categoría de salud pública tenía sólo 60 revistas. Internet estaba eclosionando en todos los ámbitos, y empezaba a incorporarse al mundo de las publicaciones. Era el momento de las primeras revistas con versión en internet y el incipiente desarrollo de nuevas funcionalidades a través de la web [7], lejos aún del subidón del movimiento “open access” [8,9] y el empacho de revistas que se está produciendo (y algunas de ellas, "depredadoras"). Ahora tenemos, indexadas y con BIF, nada más y nada menos que 172 revistas. 


Figura. Evolución (1993-2015) del Factor de Impacto Bibliográfico (FIB) en la categoría de salud pública (FIB máximo dela categoría, FIB primer cuartil, y FIB de Gaceta Sanitaria). Elaboración propia a partir de los Journal Citation Reports del Web of Science.
Las fluctuaciones del FIB máximo son más que evidentes (Figura), con un máximo histórico en 2009 de 17,500 para Epidemiological reviews. Esta revista, de artículos de revisión, ha sido la de mayor impacto en ocho de los 23 años aquí considerados (1993-2015), como Annual Review of Public Health, que lo ha sido en tres ocasiones en el mismo período.  Pero no siempre han sido revistas de artículos de revisión las que han encabezado el ránquing: durante tres años consecutivos (1993, 1994 y 1995) lo fue American Journal of Epidemiology, y en los últimos tres años, lo fueron International Journal of Epidemiology (2013) y Lancet Global Health (2014 y 2015). Esta última revista debutó con un FIB en 2014 de 10,042, a pesar de no haber recibido citas a artículos publicados en 2012, puesto que la revista vio la luz en julio de 2013. Lancet Global Health es una revista de acceso abierto, en la que los autores costean la producción editorial y publicación del artículo. Es lo que conocemos como acceso abierto Gold Road, a diferencia de otras revistas también de acceso abierto, en que los propietarios y/o suscriptores costean la producción y publicación (como por ejempo Environmental Health Perspectives, del gobierno federal norteamericano). Esta es la modalidad de acceso abierto conocida como Platinum o Diamond Road [10].

Si descartamos los valores máximos de 2008 y 2009 (Figura), y suavizamos imaginariamente la tendencia, podemos observar un aumento casi ininterrumpido del FIB máximo, que toma una forma de J (más J si “ayudamos” cerrando un poco el eje de las abscisas), sin llegar a ser exponencial. El valor del FIB máximo se ha multiplicado por 3,5 entre 1993 y 2015. En cambio, si nos fijamos en el valor del primer cuartil del FIB, observamos una tendencia ciertamente lineal en estos 23 años, con un valor que no ha llegado a duplicarse, a pesar del gran incremento del FIB máximo. Por lo tanto, debido sobre todo al gran aumento del número de revistas en la categoría (de 60 a 172), el número de revistas en el primer cuartil ha aumentado, con un rango más amplio de valores dentro de él.

¿Y Gaceta Sanitaria?  Con ciertas vacilaciones, el FIB de Gaceta Sanitaria ha aumentado desde el inicial 1,172 hasta el actual de 1,509, es decir, un aumento de 0,337 puntos o de un 28,8% más, depende de si eres “absolutista o relativista”. Me inclino por atender a la diferencia relativa, algo mayor del 25%, e interpretarla como un excelente incremento. Gaceta Sanitaria sigue en el tercer cuartil, a 18 posiciones de la mediana y del salto al segundo cuartil, que tanto nos va a gustar. Está Gaceta Sanitaria, estamos --me gusta decir-- a poco más de una décima (exactamente a 0,123 puntos de FIB) de la mediana. Como el FIB de 2015 es, simplificando, el cociente entre citas recibidas en 2013 y 2014 y el número de “artículos” publicados en 2013 y 2014, si se mantiene un número similar de artículos publicados (como parece que ha sido en 2015 [11]) y se consiguen 20 (sólo 20) citas más, el BIF subiría hasta 1,630, y hasta 1,690 con otras 10 citas adicionales.

Por ello, creo que Gaceta Sanitaria debe mantener su aceptable porcentaje de autocita, que ha ido disminuyendo [12] hasta el 18% en 2015, sin incrementarlo artificialmente para manipular y obtener un mayor FIB. Gaceta Sanitaria debe captar más citas. Y eso, en mi opinión, se consigue publicando más artículos relevantes, que sirvan no sólo para la práctica epidemiología, la salud pública, la economía de la salud y la administración sanitaria, sino que además sirvan a autores (locales, internacionales, y glocales) para sus publicaciones y los citen. Y como “la caridad bien entendida empieza por uno mismo”, que dice el refrán, somos los autores y autoras quienes debemos conocer qué se publica en Gaceta Sanitaria y citarlo (siempre que toque) en nuestras publicaciones en otras revistas, y así contribuir al FIB de la revista.

Evidentemente, el incremento de la presencia de la revista en redes sociales, noticias en medios de comunicación, artículos divulgativos en boletines de consumidores y pacientes, y cualquier otra difusión que de su producción se haga será en beneficio de la visibilidad y citabilidad posterior de los artículos. Y no en menor grado, el acceso libre (Gold Road en Gaceta Sanitaria) a todos los contenidos de la revista favorece el uso y posterior citación de los artículos [13]. Otra cosa, tema recurrente en la revista, es el impacto que el copago (que asumen los autores) tenga en la afluencia de manuscritos [11,14]. Y sigo opinando que este copago es un mal menor, si se me permite la expresión. Ese copago no es sólo beneficioso para el sustento digno de la revista, sino que sustenta un acceso abierto que repercute en un beneficio académico y de visibilidad para los autores, y para la revista (y para su FIB) a pesar del gasto en que los autores deben incurrir. Evidentemente me gustaría que la revista anduviera por una Diamond Road, seguramente posible gracias a una mayor obtención de recursos por parte de SESPAS y las sociedades federadas, a ser posible con la complicidad de las administraciones sanitarias y organismos de investigación (redes, centros, institutos…) con competencias en salud pública.

Y para acabar, aprovecho para felicitar a Carme Borrell y su equipo editorial por todo el trabajo hecho, que ha sido mucho y bueno, y que va, afortunadamente, mucho más allá de unas décimas de FIB. Y animo a Carlos Álvarez-Dardet y su nuevo equipo a seguir en esa línea, a mejorar en todos los sentidos que puedan la revista, incluyendo también alguna decimita de FIB, pero sobre todo para que Gaceta Sanitaria catalice y canalice nuestra investigación y siga siendo un verdadero instrumento para el desarrollo de la salud pública y la administración sanitaria.

Esteve Fernández
Institut Català d'Oncologia (ICO) / Institut d'Investigacions Biomèdiques de Bellvitge (IDIBELL) / Universitat de Barcelona (UB)

Declaración de intereses:
El autor fue 5 años editor asociado y 6 años director de la revista Gaceta Sanitaria, y en la actualidad es miembro de su Consejo Asesor. Además, hasta septiembre de 2016 es el Presidente de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), sociedad federada en SESPAS, propietaria de la cabecera de Gaceta Sanitaria. Todas las opiniones recogidas en este post son del autor, y en ningún caso lo son necesariamente de sus empleadores (ICO, IDIBELL, UB) ni de la SEE o la SESPAS.



Referencias e hiperenlaces 


[1] Garfield E. The history and meaning of the journal impact factor. JAMA. 2006;295:90-3.  Disponible en: http://garfield.library.upenn.edu/papers/jamajif2006.pdf
[2] Fernández E. Factor de Impacto Bibliográfico 1993. Epidemiología y Salud Pública. Gac Sanit. 1995; 9: 213-214. Disponible en:  http://gacetasanitaria.org/es/pdf/S0213911195712390/S300/
[3] Ruano A. Gaceta Sanitaria: factor de impacto, donde estamos y hacia dónde vamos. Blog de Gaceta Sanitaria. Publicado: 19 diciembre 2014. Disponible en: http://bloggaceta.elsevier.es/blog-del-comite-editorial/gaceta-sanitaria-factor-de-impacto-donde-estamos-y-hacia-donde-vamos/
[4] Porta M, Fernandez E, Bolúmar F. Commentary: The ‘bibliographic impact factor’ and the still uncharted sociology of epidemiology. Int J Epidemiol. 2006;35:1130-1135. Disponible en: http://ije.oxfordjournals.org/content/35/5/1130.full.pdf+html
[5] Porta M, Fernández E, Murillo J, Alguacil J, Copete JL. The bibliographic "impact factor", the total number of citations and related bibliometric indicators: The need to focus on journals of public health and preventive medicine. Soz Präventivmedizine 2004; 49: 15-18. Disponible en: http://link.springer.com/article/10.1007%2Fs00038-003-0031-4
[6] Porta M, Copete JL, Fernandez E, Alguacil J, Murillo J. Mixing citations to journals, articles and authors, and other catches in the bibliographic ‘impact factor’. Cad Saúde Pública 2003;19:1847-1862. Disponible en: http://www.scielo.br/pdf/csp/v19n6/a30v19n6.pdf
[7] Fernández E. Internet y Salud Pública. Gac Sanit. 1998;12:176-181. Disponible en: http://gacetasanitaria.org/es/internet-salud-publica/articulo-resumen/S0213911198764684/
[8] DOAJ. Directory of Open Access Journals. Disponible en: https://doaj.org/
[9] Galán I, Pérez-Gómez B, Primo-Pena E. ¿Quién teme al open access? Un movimiento en crecimiento, oportuno y necesario. Gac Sanit. 2015;29:139–141. Disponible en: http://gacetasanitaria.org/es/quien-teme-al-open-access/articulo/S0213911114002866/
[10] García AM. ¿Qué aporta el acceso libre? Poca cosa, los principales problemas siguen y aparecen algunos más. Gac Sanit. 2015;29(2):142–144. Disponible en: http://gacetasanitaria.org/es/que-aporta-el-acceso-libre/articulo/S0213911114002830/
[11] Borrell C, Domínguez-Berjón MF, Álvarez-Dardet C, et al. Gaceta Sanitaria en 2015. Gac Sanit. 2016;30:94-6. Disponible en: http://gacetasanitaria.org/es/gaceta-sanitaria-2015/articulo/S0213911116000121/
[12] Fernández E. Autocitas y factor de impacto en revistas biomédicas españolas. Blog “Caixa de Puros”. 3 de septiembre de 2012. Disponible en: http://www.caixadepuros.cat/2012/09/autocitas-y-factor-de-impacto-en.html
[13] Mizera K. Open Access increases citations – yes or no?. Open Science Blog. 23 de abril de 2013. Disponible en: http://openscience.com/open-access-increases-citations-yes-or-no/
[14] Borrell C, Domínguez-Berjón MF, Álvarez-Dardet C, et al. Nuestra experiencia en el Comité Editorial de Gaceta Sanitaria. Sobre todo, ¡muchas gracias! Gac Sanit 2016;30:170-1. Disponible en: http://gacetasanitaria.elsevier.es/es/nuestra-experiencia-el-comite-editorial/articulo/S0213911116300383/

NB: Todos los enlaces funcionaban correctamente en la fecha de publicación del post, 20/02/2016. En caso de descubrir cambios posteriores que no permitan llegar a los documentos, el autor solicita que le sea comunicado escribiendo a efernandez@iconcologia.net. Gracias.

divendres, 25 de març de 2016

Anys i anys, i pocs posts


Fa unes setmanes, el 28 de febrer, vaig complir 50. 50 anys, "que no son nada"... Estic content, perquè fent una miradeta enrera crec que són 50 anys, de moment, ben aprofitats. Com li he dit a molta gent, fins i tot em trobo millor ara que quan vaig fer els 40. Els qui em coneixen segurament recorden que vaig fer la festa dels 40 i poc després passava pel quiròfan...

He fet 50, i això vol dir que al meu voltant la gent també creix... I això es veu sobretot en els fills, que amb 22 i casi 20 anys et fan pensar que hem fet, amb la Pitura, bona feina. Bona feina de portes endins i bona feina de portes enfora. La comunitat d'amics, festiva, reflexiva i celebrativa, segueix ferma i sent un puntal. I segueixo atabalat a la feina. Els projectes se succeeixen i content perquè crec que tenen cert impacte. El grup de persones que confien en mi i es deixen dirigir és extraordinari, i crèixer plegats professionalment no té preu.

Pels 50 no he tingut festa, ni sorpresa ni "oficial", ni he muntat cap celebració especial. Però estic supercontent perquè ja divendres, abans de l'aniversari, vaig tenir el primer "festejo" (i sorpresa) a l'ICO. La segona sorpresa va ser amb la família extensa (mare, germans, nebots...) i la calçotada familiar improvisada es va convertir en una festeta. I a casa també ho vàrem celebrar els quatre, una cloenda de cap de setmana genial... que encara va tenir una seqüela dimarts al vespre amb una darrera burg-sorpresa dels amics!

M'agradaria que aquest aniversari impliqui un cert punt d'inflexió en algunes coses. Poder estar més per la família i els amics, i menys atabalat per la feina, i potser també una miqueta més per mi. Posem objectius? Dedicar prou temps a intentar aprendre tocar el piano (porto tres classes!), mantenir el prentetemps, revifar la caixadepuros (amb posts més curtets i més vivencials), seguir fent esport, ser més a casa, estar més alegre i ser més positiu... En sis mesos ho revisem, a veure si tot això són més que bons desitjos propiciats per l'aniversari!.

dijous, 8 d’octubre de 2015

Nuevas ilusiones --la magia del Lazareto

Cales Fonts al contraluz de la puesta de sol, desde el muelle del Lazareto (foto: EF) 
Durante la última edición (y van XXVI) de la Escuela de Salud Pública de Menorca (ESPM o EMSP, ¿qué os gusta más?), su Consejo Rector, a propuesta de la Dirección y Coordinación de la misma, tuvo a bien nombrarme Director Académico de la Escuela. Relevo a Marisa Rebagliato en el cargo que ha desempeñado con tesón, acierto, paciencia y perseverancia durante la última década (y algún año más!). Una Dirección colegiada durante el último año con Ildefonso Hernández, "socio fundador" y Director de la Escuela en sus inicios y Matíes Torrent, el otro alma mater de la Escuela. Todos ellos arropados, o eso intentamos, por un Consejo Académico variado en personas, procedencias y destinos, como la Escuela misma, pero con un común denominador: su deseo de desarrollar la salud pública y un amor confeso a la Escuela y a Menorca.

Oí hablar por primera vez de la Escuela, como de tantas otras cosas, a Miquel Porta, mentor y amigo, al poco de aterrizar yo en el IMIM y en su grupo (quizás aún siendo estudiante de Medicina), hablo del año 1989 o 1990... pero mucho no me enteré... o hubiera dado la murga para poder ir... Bien, en esa época los becarios tampoco nos prodigábamos por cursos ni congresos... aunque yo tuve la suerte de poder ir a Florencia en 1991 (cuando la SEE todavía no daba becas ni los jóvenes epidemiólogos estaban organizados). Y mi "primera vez" fue en 1998, de profesor de un curso de diseño de cuestionarios. Curso compartido con Luis Rajmil, como nuestro despachito en el ya extinguido Instituto de Salud Pública de Catalunya (1994-2000) --pero esa es otra historia pendiente de explicar. Y desde entonces, como alumno o como profesor, pocas veces he dejado de acudir a la "semana mágica" que cada año nos brinda la Escuela. Esa semana donde "un encuentro casual es lo menos casual" (parafraseando a Cortázar --Ana, en Menorca ¿ya pusimos esa dipao? ;), ya sea en un curso, una conferencia, un grupo de trabajo, o en una cala. Fue en 2003, si no recuerdo mal, cuando Jordi Sunyer y Marisa me sorprendieron (gratamente) al proponerme involucrarme más en la Escuela a través del Consejo Académico ... oferta irresistible, ¡como la que me volvieron a hacer los compañeros del Consejo Académico hace unas semanas!.

Espero, deseo y voy a poner mi mejor empeño en la Escuela, ¡ojo!, y sin robarle dedicación e ilusión a la SEE en mi último "curso" como Presidente (ya tenemos a Carmen Vives "en capilla"). No está bien que lo diga, pero no parece que vaya a ser una tarea complicada al contar con un Consejo Académico "de lujo", una secretaría de "super lujo" (Clemen, Sònia y Cristina del IME), y unas instituciones comprometidas (Consell Insular de Menorca y Conselleria de Salut del Govern Balear, UIB y UIMP en el Consejo Rector y otras instituciones colaborando año tras año). Gracias por la confianza de unos y otros. Pero sobre todo, gracias a los alumnos y profesores que entregadísimos (echad un vistazo al post de Marta Sastre y Javier Segura) acaban de hacer posible que la cuarta semana de septiembre en Menorca sea tan mágica --y la tengamos ya marcada en nuestros calendarios.

¡Son tiempos de nuevas ilusiones!

Esteve Fernández

El Consejo Académico, antes de la reunión, 2015 (foto: Maria Coll)

dijous, 11 de juny de 2015

¿Por qué cuesta tanto decir "epidemiología" y "epidemiológico"?

Viñeta de Ventura y Casino que ilustra la Presentación del
Cuaderno "Epidemiología para  periodistas y comunicadores"
Un clásico. Todos los epidemiólogos (y epidemiólogas) nos vemos obligados en algún momento de nuestra existencia a dar ciertas explicaciones y decir "e-pi-de-mio-lo-gí-a" marcando sus 7 sílabas de forma algo exagerada. Lo más "normal" tras un "intento fallido" y atragantamiento de algún familiar, amiga, conocido, colega o periodista... al decir nuestra palabra preferida.

Yo mismo he bromeado y escrito alguna vez el palabro "epidemioqué" para hacer referencia al trabalenguas en que se convierte la palabra "epidemiología" para muchos. Y en estas últimas semanas, acaso por mis tareas como presidente de la Sociedad Española de ... Epidemiología (SEE), y la conjunción de gripes, ébolas y difterias, he estado sobreexpuesto a "atragantamientos epidemiológicos", sobretodo por parte de periodistas --aunque no tienen la exclusiva y son los que más se esfuerzan. En ese sentido, la iniciativa de la Fundación Dr. Antonio Esteve y la Asociación Española de Comunicación Científica para acercar la epi a los periodistas es loable. ¡Uy! He dicho "la epi"... ¿es ese nuestro truco para no atragantarnos?  - No, no lo creo. Más bien nuestro diminutivo cariñoso, parte de nuestro argot.

¿Es "epidemiología" una palabra tan rara e impronunciable ? No dispongo de datos empíricos (bonita idea para el "Xmas issue" de BMJ!). Más que evidencias sólo puedo esgrimir conjeturas, pero me atrevo con ello: el problema con "epidemiología" es que, simplemente, no se conoce qué es, ni para qué sirve, ni quiénes se dedican a ella... OMG, los "epideRmiólogos", ah sí, los que "curan las enfermedades de la piel"!... (y lo que quede de John Snow se estremece en Brompton). Sí, eso lo hemos oído más de uno y una... No soy logopeda ni foniatra, pero se me antoja que "otorrinolaringología" y "otorrinolaringólogo" son palabros bastante más complicados... pero realmente más "fáciles"; porque la gente sabe qué significan. Esa es la clave.

A los epidemiólogos esto nos preocupa. Hasta el plan estratégico de la SEE contempla como objetivo aumentar la presencia, visibilidad y, en definitiva, el conocimiento de nuestra disciplina por el público y la sociedad. Y aunque los estudios epidemiológicos son relativamente frecuentes en páginas de periódicos, webs y blogs, y también en las ondas radiofónicas y televisivas, los atragantamientos persisten... Pero no hay mal que por bien no venga. No es menos cierto que esos "atragantamientos" dan pié (casi siempre) a que, sonrientes, afinemos la voz y la dicción para repetir amablemente "e-pi-de-mio-lo-gí-a" y ¡hasta explicar "pim-pam" a qué nos dedicamos! Pero tenemos una asignatura pendiente: explicar de forma sencilla y divulgativa qué es y para qué sirve la epidemiología, y que los epidemiólogos y epidemiológas no trabajan (nunca o casi ) disfrazados de astronauta.

Esteve Fernández
Médico epidemiólogo, y mi epidemia es el tabaco. Ahora presidente de la SEE, pero las opiniones expresadas en este post son las mías, y no necesariamente las de la SEE. 


dissabte, 4 d’abril de 2015

WCTOH2015. Cròniques des d'Abu Dhabi


Del 17 al 21 de març he tingut la sort de participar a la 16ª Conferència Mundial sobre Tabac o Salut. No he escrit res de tot això aquí, perquè les "cròniques" diàries han anat al www.tobaccorelated.org, el blog de la Unitat de Control del Tabac de l'ICO.

Pero no em puc estar de posar-les aquí ben endreçadetes, per si algun seguidor de la caixadepuros no les ha vist. 

divendres, 27 de febrer de 2015

Taxonomías editoriales


A raíz de una nota editorial publicada en Gaceta Sanitaria en que dos de sus editores acuñaban el término "autores parásitos", y dado que este es un tema que me interesa y sobre el que había escrito ya algo sobre en esta "caixadepuros", escribí una Carta a la Directora.

La Carta acaba de ser publicada en el número 2 (marzo de 2015) de Gaceta Sanitaria, y se puede leer y descargar de la web de la revista, aunque la política editorial de SESPAS no permite hacerlo libremente hasta dentro de unos meses.

Por ello, y con los debidos permisos, la reproduzco a continuación en este blog. No dejéis de pasaros por la web de Gaceta Sanitaria para descargar la Carta en un futuro próximo... y daros una vuelta por la revista y sus blogs (de los editores y amigos), que valen mucho la pena.


Autores-revisores y editores, ¿parasitismo o simbiosis?

Sra. Directora:

He leído con agrado la Nota editorial de Ruano-Raviña y Álvarez-Dardet [1] sobre la falta de colaboración de algunos autores con las revistas para hacer revisiones. De forma atrevida, califican a dichos autores como «parásitos», y aunque parezca algo exagerado no les falta razón. Es una reflexión lógica desde la trinchera editorial, basada en la dificultad casi diaria de encontrar revisores para los manuscritos que les llegan. Lanzan los editores algunas ideas que alguno podría interpretar como amenaza: publicar la lista de «parásitos» o declinar revisar artículos por falta de revisores. No son malas ideas, pero creo que seguramente tampoco son demasiado buenas. Me planteo algunas preguntas que me parecen relevantes, y cuyas respuestas permitirían caracterizar mejor el problema, en Gaceta Sanitaria o en cualquier revista: en un período determinado de tiempo (un año, por ejemplo), ¿a cuántas personas se pide una revisión y cuántas aceptan?, ¿cuántas personas rechazan colaborar con la revista y cuántas veces lo hacen?, ¿qué razones dan para declinar la invitación para revisar?, ¿publican frecuentemente las personas que no colaboran?, ¿habían colaborado con anterioridad? Bien es cierto que este análisis, que aportaría una información muy útil, se añadiría a las tareas que ya realizan los editores −y en Gaceta Sanitaria lo hacen, además, de forma altruista-.

También deseo hacer notar que a veces algunos autores-revisores nos sentimos cansados y hasta quemados. Como explicaba en otro lugar [2], tras realizar mi duodécima revisión editorial en lo que iba de año y haber rechazado hacer otras cuatro para 13 revistas diferentes (corría el mes de abril), creo que existe también un «síndrome del revisor quemado». Algunos autores-revisores reciben muchas solicitudes de colaboración, porque hay muchas (¿demasiadas?) revistas que reciben muchos (¿demasiados?) manuscritos. Poder cuantificar esto o la disponibilidad para revisar mediante algún tipo de declaración individualizada no debería ser demasiado complicado, quizás en plataformas como ORCID [3]  o ResearcherID [4] que pudieran enlazarse a los sistemas de gestión editorial de las revistas. Defiendo que los revisores puedan y sepan decir «no» cuando el tiempo les apremia, el tema del manuscrito se escapa de sus conocimientos o sencillamente no les apetece hacer una revisión (que a veces también es una buena razón). Y las revistas deberían controlar mejor la frecuencia con que envían manuscritos a sus revisores (y en muchas ocasiones sucesivas reevaluaciones), los plazos de entrega y los sistemas de aviso automático. Y lo más importante: “cuidar”, o hacerlo un poquito más, a sus revisores como ya hace Gaceta Sanitaria [5,6].

Desde la perspectiva del autor-revisor, quizás también podríamos calificar de «parásitos» a algunas revistas o ciertos editores que piden revisiones indiscriminadamente. Vaya por delante que no es el caso de Gaceta Sanitaria, que conozco bien como anterior director y miembro de su actual consejo editorial. Pero viene a colación comentar que algunas revistas piden revisiones y segundas revisiones insistentemente, sin tener en cuenta cuándo se colaboró por última vez, ni considerar el tema del manuscrito, y que incluso pueden llegar a solicitar una «edición técnica» del manuscrito al revisor. Y tengo la sensación, por mi experiencia con algunas nuevas revistas, de que algunos “editores” sólo trasiegan la correspondencia entre autores y revisores, sin desarrollar el verdadero papel editorial de discernir las bondades y limitaciones de los trabajos, su relevancia y potencial interés para la audiencia de la revista, ni ayudar a los autores en la mejora del manuscrito [7].


Aunque existan «autores parásitos», y también «revistas y editores parásitos», con las editoriales y revistas «depredadoras» [8,9] como máximo exponente (que es otro tema), creo firmemente que la relación entre autores-revisores y editores debería ser de amable y fructífera simbiosis.

Esteve Fernández

© 2014 SESPAS. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Todos los derechos reservados.

Contribuciones de autoría. El autor es el único responsable de las ideas expresadas y de la redacción de la carta.
Financiación. Ayudas de investigación de la AGAUR de la Generalitat de Catalunya (2009SGR192 y 2014SGR999) y del Instituto de Salud Carlos III del Gobierno de España (RD12/0036/0053).
Conflictos de intereses. El autor fue Director de Gaceta Sanitaria (2004-2010) y es miembro de su Consejo Asesor. La declaración detallada de sus intereses está disponible en  http://www.seepidemiologia.es/descargas/conflicto/297.pdf .


Bibliografía

[1] Ruano-Raviña A, Álvarez-Dardet C. Autores parásitos o altruismo en el trabajo editorial. La importancia de que los/las autores/as también sean revisores/as. Gac Sanit. 2014;28:354–5.

[2] Fernández E. Revisando que es gerundio (o ¿existe un “síndrome del revisor quemado”?). Blog Caixa Puros. 2014. Disponible en: . http://www.caixadepuros.cat/2014/04/revisando-que-es-gerundio-o-existe-un.html Accedido: 6 Sept 2014.

[3] ORCID | Connecting Research and Researchers. Disponible en: http://orcid.org/. Accedido: 6 Sept 2014.

[4] RESEARCHERID. Disponible en:www.researcherid.com. Accedido: 6 Sept 2014.

[5] García AM. A nuestros evaluadores, con amor. Gac Sanit. 2003;17:444–5.

[6] Borrell C, Domínguez-Berjón MF, Álvarez-Dardet C, et al. Gaceta Sanitaria en 2013: cambios, retos e incertidumbres. Gac Sanit. 2014;28:96–9.

[7] Marušić M. Life of an editor. Zagreb: Croatian Medical Journal Books; 2010.

[8] Beall J. Predatory publishers are corrupting open access. Nature. 2012;489:179.

[9] Beall J. List of publishers. Beall's List. Blog Scholarly Open Access. 2014. Disponible en:http://scholarlyoa.com/publishers/. Accedido: 7 Sept 2014.